Llámanos: 943 47 34 40info@ortodoncialopezcollado.com

¿Qué ocurre con las carillas?

Las carillas pueden complementar y se pueden utilizar junto con los alineadores invisibles para mejorar la forma o el color de los dientes. En caso de que tenga dientes partidos o irregulares, las carillas se pueden utilizar para finalizar el tratamiento y su sonrisa una vez que sus dientes hayan sido corregidos con estos alineadores.
Las carillas no son una solución permanente; son únicamente un procedimiento estético
Mientras que las carillas ofrecen muchas ventajas cuando se utilizan junto con los alineadores invisibles, éstas, como única opción de tratamiento para problemas estéticos, pueden presentar claras desventajas que deberán tenerse en cuenta detenidamente antes de comenzar el tratamiento.

Con las carillas, toda la superficie frontal del esmalte del diente se retira permanentemente y se sustituye por una fina pieza de porcelana o de plástico con una forma específica que se pega en la parte frontal del diente. Se trata de un procedimiento irreversible en el que se retira el esmalte natural del diente para colocar la carilla. Cuando las carillas se utilizan como la única solución de corrección dental, es posible que haya que eliminar más esmalte del necesario. Si se utilizan en combinación con alineadores invisibles, se puede reducir al mínimo la cantidad de esmalte que necesitará eliminarse.

Las carillas no son una solución permanente: pueden astillarse o romperse, haciendo necesario sustituirlas individualmente, lo que puede resultar muy caro. Además, tienen una vida útil de entre 5 y 10 años, en función de la calidad de las carillas que se adquieran. Al haberse retirado el esmalte de los dientes, la mayoría de los pacientes no tiene otra opción que reemplazar las carillas y desembolsar la misma cantidad de dinero cada vez que compran un nuevo juego.

Por último, aunque quizá sea lo más importante, las carillas son únicamente un procedimiento estético, ya que no corrigen la posición de sus dientes ni los problemas de mordida. En vez de corregir la posición de los dientes como hacen los alineadores, las carillas simplemente ocultan las imperfecciones. Con este procedimiento se consiguen unos dientes bellos y sanos de forma natural. ¡Es la solución que merece una sonrisa!